viernes, 30 de marzo de 2007

Bromas....

¿Quién no ha hecho una broma en su vida? NADIE, por lo menos has hecho una aunque no te haya salido bien.Bueno, esta historia se la debo a Roberto, el es el Gerente de la empresa en donde trabajo.

Era un día normal de trabajo, coordinaciones van coordinaciones vienen, pero una de esas fue muy particular...

Coordinador: oe, pasando a otro tema....
Roberto: ¿qué? No hay plata por si acaso...
Coordinador: no, eso no.
Roberto: entonces...
Coordinador: he conocido a una chica que estudia conmigo en el Británico y que trabaja en “X” (una empresa del estado)
Roberto: así! Por fin hombre!!! Ya era hora!!! Bueno, como se llama?
Coordinador: ahh, se llama “Y”
Roberto: Oe, yo tengo un amigo que trabaja ahí, voy a ver que información me puede conseguir.
Coordinador: Anda ¿si? , ya pues! Me avisas que has conseguido.
Roberto: Ok, yo te llamo en un rato.

Roberto se pone a escribir un mail, al poco rato lo llama su amigo que trabajaba en “X” y le dice que el no tiene mucha información de ella pues no esta en el mismo sector, asi que solo le manda una foto y sus nombres y apellidos. En ese momento, Roberto, vuelve a llamar al coordinador...

Roberto: Oe, ya tengo sus datos y una foto...
Coordinador: anda ¿si?, ya pues ¿que dice?
Roberto: Tiene un historial de su vida, tiene absolutamente todo.
Coordinador: no te creo, ¿en serio?
Roberto: Claro, aquí dice... movimientos financieros, proyección en el puesto, lugares que frecuenta, pero sabes que me sorprende...
Coordinador: ¿qué?
Roberto: hay una parte que dice: “Amigos Recientes”
Coordinador: ¡¿QUEEE?! ¿Como va a decir eso?
Roberto: Claro!!! aquí dice, es mas tiene varios links para ver su información pero no puedo acceder, de repente son paginas secretas o de uso interno, pues no puedo entrar.
Coordinador: no lo puedo creer!!!!!!
Roberto: si, escúchame! Aquí tiene tus datos, el Sr. Fulanito de tal con DNI XXXX que vive en tal sitio, soltero, joven empresario, etc, etc, etc.
Coordinador: NOOOOOOO!!!!!! Como pueden tener esos datos, es imposible!!!! Me estas bromeando, ¿no?
Roberto: No, para nada, en serio, aquí tengo la hoja de word que me ha mandado mi pata.
Coordinador: Es imposible, como esa empresa va a tener mis datos tan explícitos!!! ¿Que se creen la CIA, el FBI? ¿qué cosa?

En esos momentos ingreso a la oficina de Roberto para coordinar unas cosas y lo veo riéndose hasta no poder, casi desparramado en su silla... a todo esto le pregunte que pasaba y me contó lo sucedido, es decir, la conversación que he descrito. Justo ahí el coordinador llama a Roberto y le dice que necesita ver con urgencia esa hoja que le habían mandado pues el necesitaba ver esa información que era sumamente importante para él.

En esos momentos Roberto me pide ayuda para poder armar esa “hoja” con la información “confidencial”. Sabiendo que el coordinador estaría en menos de media hora en la oficina nos apresuramos a hacer el “informe” el cual nos quedo espectacular.

Cuando el coordinador lo vio, no lo podía creer, tenia una cara de asombro única, es difícil describirla, en esos momentos es donde uno necesita una cámara fotográfica para poder captar la reacción y poder mostrarla a los demás. Después de casi una hora de seguir con la broma e ir aguantándonos la risa, pues el coordinador trataba de entrar a los vínculos creados por nosotros pero no podía, era todo un suceso, ya cuando no pudimos aguantar la risa el coordinador se dio cuenta de la broma y se puso... mejor no les cuento solo imagínense el momento y traten de recrear la cara del coordinador en su mente, utilicen un poco de su imaginación, no sean flojos. Jajajajajaja.

Moraleja: Nunca creas que una empresa va a tener semejantes datos sobre uno de sus empleados, ¿Amigos recientes? Es imposible, jajajaja, a menos que sea la CIA o el FBI.

martes, 20 de marzo de 2007

I´m Superman...

Nunca les ha pasado eso por la mente? No se hagan los locos... cuando uno a superado algún problema u adversidad no ha salido su ego y han dicho: "I´m superman", o siendo el caso, "I´m supergirl", bueno la siguiente historia tiene algo de "superhéroe".

Una vez jugando fútbol con mis amigos, mi tío decidió entrar al juego, entonces el partido se hizo más entretenido, pues claro se había incrementado el "level", jajajaja.

Bueno el partido transcurría con normalidad, mismo partido de la Champions League, algunos se creían los Ronaldinho´s del momento, otros se creían los Oliver o Steve (de los Supercampeones) osea era "EL" partido, hasta que... se escapa Edgard, se lleva a uno a dos, Héctor (mi tío) se barre para bloquear el avance... ¡AAAAAAAAAAUUUUUUUUUHHHHH...! cayó, ¡si! señoras y señores, esta en tendido en el gramado de juego, ¿se recuperada de la entrada tan fuerte que le hicieron? ¿seguirá en el campo de juego?... no se levanta, esta sentido...

Claro como me voy a levantar!!! yo tenia unos 10 años, mi tío 28, es decir, como que yo era el mas débil?? bueno, su barrida había caído exactamente en mi canilla, es decir, fue un FALTAZA(1)!!!

¿Qué cara tendría?, me llevaron al hospital y el doctor muy amable me dice: "Bueno le informamos que su menor hijo tiene una fisura en la canilla y ha afectado la tibia y el peroné."
- ¡¿Qué cosa? - exclamó mi madre con cara de ... bueno ya se imaginan la cara.
- No se preocupe Señora, no hay nada que un buen yeso no pueda hacer - replico el doctor.
- ¡¿YESO?! - pregunte yo con asombro y desilusión, pues nunca me habían puesto uno.
- Si, yeso, eso que te vamos a poner ahorita y no te vas a poder mover por unos mesesitos - dijo el doctor con ironía.
- Rayos y centellas... - pensé yo.
- ¿Doctor, por cuanto tiempo tendrá que usar el yeso? - pregunto mi mamá.
- Mmm, mas o menos por unos tres meses señora - respondió el doctor.
- ¡Que bueno, por lo menos estará tranquilo hasta las en comienzo de clases - dijo aliviada mi madre.
- ¡¡¡QUEEEE!!! pero mamá, ¿y mis vacaciones? - pregunte yo muy preocupado.
- ¡Quien te manda a jugar con tu tío, ahí esta para que aprendas! - dijo mi mamá.
- Osea, el se mete y yo "pago pato"(2) - dije tristemente.

Bueno, me pusieron el yeso y mi papá me hizo unas muletas de madera, le salieron bien cheveres(3), con eso podía movilizarme para cualquier lado, bueno en la casa, era para ir a comer, al baño y para ir a mi cuarto, pero en el colegio... mmm... tenia pista libre para moverme por donde se me venga en gana, claro que con sus respectivas restricciones.

El primer día de clases, mis compañeros de clase al verme en mi estado lo primero que dijeron fue: ¡Uauu, ahora eres invencible!!!!. ¿Que ingenuidad en esa edad, no? Eso me subió el "ego", en esos momentos tuve una emoción muy especial, ¡I´m superman!

Todos me tenían miedo en el salón, pues pensaban que les pegaría con el yeso si me molestaban, era el primero en ser escogido para jugar fulbito, si! aunque no lo crean jugaba fulbito en los recreos, aprendí a correr con el yeso, a poder patear la pelota (era de plástico, una Viniball(4), pero pelota al fin). El yeso al principio parecía como una bota, después de una semana, se había roto la parte del pie y ahora solo me cubría la pierna, podía mover el pie con mucha facilidad, pero el dolor seguía aunque con las pastillas pasaba desapercibido, era el tiempo de un nuevo reinado, mi reinado, pero esto duro poco, pues me quedaba más o menos 2 meses para poder disfrutar de mis "nuevas habilidades".

Cuando llego el momento de mi consulta con el médico....

- Pero que haz hecho!!! - dijo preocupado el doctor.
- ¿Yo? Nada!! - respondí con voz inocentona.
- Ahora tendré que ponerte otra vez el yeso - dijo el doctor.
- Pero si ya paso el tiempo que Ud. me dijo - replique.
- Bueno esperemos la radiografía - dijo el doctor.
- ok, doctor - respondí.

Para esto mi mamá ni se inmutaba, pues para ella ya era tiempo de que me la saquen porque si estaba jugando fulbito en los recreos ya estaba bien.

- Ujumm, bueno tiene que tener el yeso por 2 meses mas señora - dijo el doctor.
- ¿Por qué? - dijo mi mamá.
- Porque el hueso aun no ha soldado bien, señora, el continuo movimiento que esta haciendo su hijo no deja que el hueso suelde por completo, así que le vamos a poner otro yeso - dijo el doctor.
No se imaginan mi cara, volvería a ser Superman en el colegio... vana fue mi alegría al ver que el doctor muy astutamente me puso el yeso hasta la ingle y me mando a descansar 2 semanas en mi casa sin hacer ningún movimiento. Obviamente mi mamá se alegro por el gesto del doctor, pero a mi no me causo mucha gracia.

Es así como acaba mi historia de superhéroe, con un descanso médico que me alejo de las canchas y del ambiente en donde estaba desplegando mis "nuevos superpoderes". Pero como son las ilusiones de niño, uno solo piensa en jugar, en divertirse, en querer ser alguien importante, un héroe para los demás. ¿Por qué no rescatamos esos sentimientos y pensamientos y hacemos algo productivo ahora que tenemos las posibilidades de hacerlo?. Piensen y tratemos de ser unos superhéroes que buscan el bien para la humanidad.

(1) infracción muy fuerte.
(2) Expresión de... “ahora tengo yo la culpa”.
(3) Bonitos.
(4) Marca de una pelota de plástico muy ligera acá en Perú

jueves, 15 de marzo de 2007

Un nuevo comienzo...

Empiezo a postear, la pregunta es: ¿con qué empiezo? bueno... lo primero que se me ocurrió es contar historias, pero no historias fantásticas, ni nada de eso, simplemente ir contando diversas cosas que van pasando en el transcurrir de la vida, de mi vida, mmmm... bueno, de la vida en general , jajaja.
Empezare con las historias de pequeño, esas que solo te acuerdas porque te las contó tu mamá u otros familiares cercanos que sin afán de burlarse te hacen recordar como quedaste en ridículo muchas veces.
Esta me la contó mi abuela... la famosa "Mama Mechita", ella me contó una vez que estábamos cocinando juntos (si también cocino y conforme vayamos avanzando conocerán mas de mi) y me dijo:
Mama Mechita: "Ahora que veo esta olla...
Yo: (uy no dije yo, ahora se viene con una historia de aquellas)
Mama Mechita: ...recuerdo cuando cogías todas las ollas de la cocina y armabas tu batería para hacer bulla"
Yo: ¿Bulla? ¿en realidad yo hacia eso?
Mama Mechita: Si, y nadie podía pararte, tocabas y tocabas, no me dejabas cocinar.
Yo: Caramba, de eso no me acuerdo...
Mama Mechita: Es que yo si hijito, por aquí tengo una foto...
Yo: A ver... (tenia que ver esa foto, es la evidencia clara de mi chiquititud)

Mi abuela se fue a buscar en su cuarto la "evidencia", es decir, la foto... después de un rato regreso y me la mostró, efectivamente, había un niño con un montón de ollas, un par de cucharas de palo para cocinar, sentado en un banquito... ese era yo!!!

Yo: No recordaba eso abuelita
Mama Mechita: Pero yo si, hijito
Yo: (claro sino, no me lo recordarías) que bacán!!! ya tengo un recuerdo mas de mi chiquititud...
Mama Mechita: Si, pero la foto es mía!!!

Como es cuando uno no se acuerda de esos momentos de tu vida, al ver la foto, recordé vagamente, no me dio roche, al menos no ahora, no se si en esos tiempos... creo que tampoco, siempre fui un poco conchudo, jajaja.

Porque no vamos recordando esos momentos de nuestra vida, en donde todo lo hacíamos con alegría, con entusiasmo, con esto no estoy diciendo que ahora no tengamos esa disposición para las cosas, pero en realidad en esa época es distinto o no?

Con respecto a la bulla, mmm... yo no hacia bulla, según yo era música, comprendan uno es pequeño y la ilusión es muy grande. Esta historia paso hace un buen tiempo y me hizo comprender porque me encanta tanto la música... pues si soy músico en la actualidad y ya no hago "bulla", ahora si hago música.