jueves, 10 de mayo de 2007

Anécdotas al paso....

Ayer estaba en clase de Realidad de la Micro y Pequeña Empresa (si para los que no me creen, yo estudio), bueno estaba en la clase y mi profesor comenzó a contar diversas anécdotas que le pasaron a él.
"Vayamos por partes, como dijo el carnicero".... Mi profesor trabaja en un Banco "X", él analiza los prestamos que se hacen a las personas jurídicas y naturales, hecha una breve presentación de mi profesor, comienzo con las anécdotas...

Anécdota 1:

Una vez... - empezó mi profesor - estaba sentado en mi oficina revisando unos papeles y de pronto me llama el abogado que estaba haciendo un embargo...

Abogado: ¿Estas ocupado? - con tono de preocupación
Profesor: No, ¿qué sucede?
Abogado: Hay un problema, el Señor al que le vamos a hacer el embargo, se ha puesto mal.
Profesor: ¿Mal? ¿En qué sentido?
Abogado: dice: ¡hay que me da!, ¡hay que me da!
Profesor: ¿qué le va a dar?, espérate, ya voy para aya.
Abogado: Listo, te espero.

Mi profesor con cara de interrogación, se dirige al lugar, pues estaba muy cerca de donde estaba su oficina, en el camino estaba pensando que podría estar pasando con el señor.

Cuando llego al lugar, vio al señor casi tendido en el suelo, exclamando: ¡hay que me da!, ¡hay que me da!, mi profesor se acerca preocupado a observar al señor y ver de que se trata. Cuando llega donde el señor, lo e con la mano puesta a la altura del corazón, casi agarrándoselo, estaba a punto de sufrir un paro cardiaco (según el señor). Entonces mi profesor, al ver el estado del señor, decidió ayudarlo y darle un día más para que pueda pagar su deuda con el banco. El Señor muy agradecido, se recupero casi milagrosamente y agradeció el gesto de amabilidad y confianza de mi profesor, le dio la mano, como cerrando un trato y dijo:

Señor deudor: Muchas gracias, Señor, le agradezco que se compadezca de mi, yo me comprometo a que mañana mismo me acerco al banco para poder pagar un adelanto, tratar de refinanciar la deuda, etc. yo quiero pagar y con esta oportunidad que usted me da, yo no pienso desperdiciarla, muchas gracias, señor.
Profesor: Esta bien, señor, todo sea por su salud, lo espero mañana para poder refinanciar su deuda.

Al día siguiente, ustedes ¿creen qué se acerco el señor para refinanciar su deuda?, para nada, mi profesor, molesto (obviamente) se fue a buscar al señor a su casa, al llegar al lugar se dio cuenta de que no había nada, absolutamente nada, el señor se había mudado y no había dejado absolutamente nada.

Moraleja 1: La "viveza" se puede aplicar para cualquier parte, aquel que caiga en el juego pierde, ni más (según mi profesor) le creeré a alguien que me diga: ¡Hay que me da!, ¡Hay que me da!.

Anécdota 2:

Mi profesor lo mandaron a Chiclayo a supervisar las operaciones de una sede del banco, una vez que llego a Chiclayo se instaló en el hotel y se dirigió al banco para empezar con su trabajo.
Cuando llego a la oficina del banco, el sectorista le comento que tenia un préstamo en problemas...

Profesor: ¿Un préstamo en problemas?, ¿qué sucede? ¿el cliente no quiere el dinero?, ¿billetes falsos?, ¿qué sucede? - pregunto extrañado.
Sectorista: No, lo que pasa es que el cliente no quiere pagar el préstamo que solicito y ahora estamos pensando en cobrarle su garantía.
Profesor: ¡Ahh! -dijo aliviado- bueno, pero... ya hablaste con el cliente para que sepa que vas a efectuar el cobro de su garantía.
Sectorista: Si, es más dice que nos la cobremos nomas.
Profesor: ¿Así? ¿qué raro? bueno, un par de preguntas...
1.- ¿Revisaste los datos del terreno en garantía?
Sectorista: Si
Profesor: Ok.
2.- ¿Fuiste al terreno para observar el lugar, tasarlo, etc?
Sectorista: ¿Tenia que hacer eso?
Profesor: ¡PERO POR SUPUESTO! ¿En qué estabas pensando? Vamos ahorita a ver el terreno. ¿Tienes la dirección?
Sectorista: Si, aquí esta.

El sectorista ya estaba un poco asustado, le dio la dirección y enrumbaron al terreno en cuestión. El terreno quedaba tan lejos, pero tan lejos que ya no había población alguna, no había ni un rastro de seres vivos, era pura pampa, tierra y pasto (de vez en cuando). Para ese momento el sectorista ya tenia el corazón en la garganta.

Profesor: Bueno, aquí dice Km. 75, debe ser por aquí, estamos en el km. 74...75...76... aguanta!!!! aquí no hay nada ni un terreno, ¿donde es?
Sectorista: No lo se, es por aquí, la dirección es Km. 75.
Profesor: Pero estamos en el Km. 75 y lo único que hay es una laguna!!!!
Sectorista: Entonces... ¿no será la laguna?
Profesor: ¡QUEEEE!!! no le preguntaste al cliente!!!!
Sectorista: No -que cara tendría el pobre, me la imagino y creo que estaría pensado... "tierra tragame".

Bueno, calmémonos, averigüemos sobre esta laguna...

Después de un proceso a lo "Sherlock Holmes", averiguaron que la "famosa" laguna durante el verano era un terreno árido, pero debido a las lluvias de invierno y los diversos cambios climáticos se volvía una laguna. En esos momentos el sectorista supo que había perdido ese dinero... así que cuando llegaron a la oficina, se dio el "gran encuentro"... (1)

Gerente de Banco: Bueno... ¿qué tal es el terreno?, ¿se puede hacer algo con el?
Profesor: Si claro un club de invierno - irónicamente.
Gerente de Banco: Caramba que buena noticia, entonces podremos recuperar la perdida.
Profesor: riéndose... Mi querido amigo, el terreno es una laguna en invierno y un terreno árido en verano, no sirve para nada!
Gerente de Banco: ¡QUEEE! ¿no puede ser? ¿donde esta el sectorista? - levanta el anexo y se comunica con la secretaria- Dile al sectorista que venga a mi oficina, ahorita!
Secretaria: Esteee... disculpe pero ahorita esta con un cliente y...
Gerente de Banco: QUE VENGA AHORITA!!!
Secretaria: Ok, ahorita le digo.

Entra el sectorista recontra asustado a la oficina...

Sectorista: Si, señor, me llamaba.
Gerente: Si, claro, siéntate por favor.
Sectorista: Gracias - mas aliviado.
Gerente: Me comenta el señor "J.C." que...mmm... el terreno en garantía, bueno, me parece gracioso (risas), esteee... ES UNA LAGUNA!!!
Sectorista: Si, señor.
Gerente: Y ¿en que estabas pensando cuando generaste ese crédito? No te das cuenta de lo que haz hecho.
Sectorista: Si, señor, lo que pasa es que...
Gerente: Nada, no pasa nada, ya perdimos ese dinero... y ¿ahora?
Sectorista: ¿Ahora? bueno, esteee... analizare mejor al cliente antes de darle el crédito y...
Gerente: No, eso no. ¿Como diablos vas a recuperar ese dinero?
Sectorista: Este... no sé.
Gerente: ¡Ahhh! ¿No sabes? bueno... recoge tus cosas y puedes retirarte.
Sectorista: Pero, jefe, yo...
Gerente: Nada, le he dicho que se retire por favor.
Profesor: Oye, no seas tan duro con el, fue un error, efectivamente, pero bueno, tu eres el jefe aquí.
Sectorista: Bueno... muchas gracias por la oportunidad de trabajar aquí, ha sido un gusto.
Gerente: Gracias, cuídese.
Profesor: Cuídate muchacho.

Moraleja 2: Nunca te dejes fiar por el "yo pensé", si tienes que seguir un procedimiento porque es necesario, hazlo. Por otro lado, nunca no seas tan sonso de no darte cuenta de las cosas que no cumples en tu trabajo, te puede costar caro.

(1) de aquí para adelante ya es un poco parte de ficción pues no se si la conversación fue tal cual como la narro, mas bien es un poco de creatividad mía, pues en la conversación con mi profesor nos contó más o menos lo que le paso al sectorista. Espero que les guste un poco de mi creatividad, jajajaa.