viernes, 30 de noviembre de 2007

Enamorados...

Este pequeño post es solo para reflexionar las diversas cosas que van sucediendo en el caminar cotidiano de este humilde posteador (reconozco que me he desaparecido por mucho tiempo... pero... así es la vida).

Les lanzo una pregunta... ¿cuántas veces se han peleado con su enamorada o enamorado (dependiendo el caso) y te imaginas que las cosas no tienen ni pies ni cabeza, te sientes mal, no encuentras mucho sentido a las cosas, estas desganado, etc.? El que me dice que nunca, por favor que me de la receta. Bueno, algo así me siento ahora, creo que me siento más aun confundido.
Le doy vueltas a la cabeza, trato de entender cada una de las cosas que dijimos y todo lo que sucedió en esos días, a veces pienso que tengo razón, otras que no, otras que simplemente no entiendo nada. Es raro sentirse así y a la vez verse sumergido en una rutina laboral que en la ultima semana ha sido destructiva, porque como nunca se han presentado una cantidad grande de problemas generados por... no viene al caso, la cosa es que en el ámbito laboral la cosa estaba jodida.

En la semana...

En medio de los problemas, se vislumbra una luz, esa luz que te ayuda y te va guiando en este camino que se presenta turbulento y hostigador, ahora... se preguntaran... ¿quién o qué es esa luz? Bueno, eso lo vamos a ir respondiendo poco a poco y ustedes se darán cuenta... bueno, uno ve como va sorteando los diversos obstáculos que se van presentando y va viendo como va respondiendo a las diversas trabas que se le presentan, veo que poco a poco voy saliendo victorioso de cada una y voy viendo como mis capacidades van respondiendo con buenos resultados en todo lo que se me presenta.

Un obstáculo más... se enferma, mas preocupaciones... (no se si sea porque Diosito quiere probarme cada día, pero veo cada vez más preocupaciones, creo que se llama madurez a este proceso) Entonces... buscar doctor para que la atienda, acto seguido las medicinas, lo demás se sobreentiende, ¿cierto?
Bueno, después de eso, seguir en el trabajo, se complica más la cosa, uno piensa: ¡RAYOS!, pero tranquilo todo va a pasar. Seguimos con fuerza a romper contra todo aquello que te ponga negativo y no te deje luchar por salir adelante.

Fin de semana...

En la mañana, llamar al doctor, llamar a ver como se siente, si esta mejor o no, el doctor no contesta, ella tampoco, después de un rato entra la llamada, ella no puede hablar sigue mal de la garganta y no puede hablar, el doctor contesta pero no puede atenderla en esos momentos... "preparación para un examen" alega, sigue con el tratamiento si se pone aun peor llama al doctor a tal número... "¡Edgard, entra ya va a empezar la misa!", ok.
Después de la misa... no contestan, el doctor menos, me logro comunicar con ella, no, no puede hablar porque sigue mal, el doctor ha recomendado inyección. Ok.
Por la tarde... mas quehaceres, "Edgard aquí... Edgard aya..." llego en la noche... ¿cómo estas? Bien. Reacción inmediata... ¡plop! Aquí se da el primer intercambio de "opiniones".
Domingo... mmmm... misa en la mañana, almuerzo familiar, partido de fulbito, lesión, domingo muerto, comunicación con ella... CERO.

Empieza la semana...

Lunes, comunicación... CERO.
Martes, ¿aló?; hola, ¿que tal? ¿cómo estas?; bien; sabes que tenemos que conversar; no puedo; ¿a que hora podrías?; a las 6 más o menos; ok, yo te recojo.

Martes, ¿día fatídico? no lo creo, ¿renovador? no lo sé, ¿qué fue? tampoco lo sé. La cosa es que hablamos sobre lo que pasó el fin de semana, después de eso se quedo en que al final ella tomaría una decisión sobre nuestra relación.

Moraleja: no creo que haya, lo único que sé es que hay cosas que se pudieron hacer y otras que se debían hacer, saber que hacer en el momento correcto es complicado, pedir perdón por los actos cometidos que fueron estúpidos y no fueron en favor de la relación, madurez y valor, esperar por una respuesta... mmmm... para morir lentamente, ¿qué se debe hacer? Creo que lo único que se puede hacer es aprender de los errores para no volver a cometerlos, levantarse y seguir caminando como buenos cristianos, como seres humanos que se equivoca, caen y se levantan para seguir recorriendo esta vida, sí, somos cristianos y nuestro ideal es amar hasta el extremo y como el mismo Jesús un amor de cruz, un amor dispuesto al sacrificio, a saber perdonar y seguir amando de la misma manera que Él en la cruz, Él como modelo nos muestra como debemos actuar y como debemos ser.
Suena difícil, pero díganme... ¿eso no hace interesante y hermosa la vida?

PD: ¿Ya saben a quién me refiero, no?